Sobre mí

Nacida en Alicante pero viviendo en Valencia desde hace un cuarto de siglo, madre de dos chavales ya creciditos y con un deseo constante de aprender cosas nuevas. Aprendí a hacer punto a los catorce, como parte de una asignatura llamada “Hogar” dentro de mis estudios de administrativo, lo practiqué durante años con entusiasmo y lo abandoné por completo después de nacer mis hijos. Un tiempo después, por una cadena de circunstancias bastante inverosímiles, lo recuperé y aproveché para aprender a hacer ganchillo, que era mi asignatura pendiente y a día de hoy, si me viera obligada a decidir, sería mi favorito sobre el tejido a dos agujas.

También hago muchas otras cosas, unas relacionadas con las labores y otras no: bordado, patch, hardanger, bisutería, fotografía, repostería o videojuegos entre otros, todo ello en el tiempo que me permite un trabajo a tiempo completo. Siempre digo que mis días deberían tener cuarenta horas…